Beyoncé muestra el futuro de la música en vivo con “Renaissance World Tour”

La gira musical presenta algunos de los visuales y recursos escenográficos más innovadores hasta la fecha.

Mucho se habla del gran impacto que ha tenido Beyoncé en la industria de la música desde su debut en Destiny’s Child en 1990 y el inicio de su carrera como solista en 2003; sin embargo, faltan palabras para describir lo que la cantante estadounidense sigue haciendo por el futuro de la música, ya sea dentro de un estudio de grabación o frente a una audiencia de 60 mil personas.

Fue durante la noche de este miércoles que Beyoncé dio inicio al anticipado “Renaissance World Tour” en la ciudad de Estocolmo, en Suecia. Desde incluso antes que la cantante pusiera pie en el escenario, los asistentes elogiaron la organización del evento y la inclusión que se promovia dentro de él, desde una pantalla con la bandera LGBTQ+ hasta baños de género neutro.

Sin embargo, las expectativas de los fanáticos pronto serían superadas al darse cuenta que la intérprete de “Sweet Dreams” había montado un espectáculo futurista como nunca antes visto por una estrella de la música pop.

De acuerdo con videos mostrados en redes sociales, el Renaissance World Tour presenta algunos de los visuales y recursos escenográficos más innovadores hasta la fecha, desde grandes pantallas que reproducen nítidos videos hasta figuras robóticas que acompañan a Beyoncé en el escenario.

Uno de los ejemplos que más resaltaron fueron los dos gigantescos brazos robóticos durante su coreografía en “COZY”. Por otro lado, el acto inaugural fue decorado con un gran caballo metálico que daba la ilusión de salir de la pantalla principal.

Asimismo, el show también contó con momentos de ilusionismo, pues durante un interludio, Beyoncé se posicionó delante de unos brazos robóticos que emanaban luz ultravioleta y que poco a poco transformaban su vestido blanco en una vibrante explosión de colores.

A pesar de los recursos y visuales que la cantante decidió implementar en su nueva gira musical, también demostró ser una de las artistas más completas de la industria al no solo mostrar su gran desempeño vocal durante tres horas, sino por realizar complicadas coreografías en el escenario mientras la audiencia gritaba de la emoción. Por José J. Maciel / elimparcial.com Foto Especial